Hipertermia regional: ¿qué temperaturas se alcanzan realmente en los tejidos profundos del organismo?

El objetivo de la hipertermia es elevar la temperatura en el área objetivo. Esto también es así cuando el área objetivo —como sucede casi siempre— se encuentra en puntos profundos del cuerpo. El método más sencillo y válido consiste en medir la temperatura, lo que se puede hacer con un sensor de temperatura. Por desgracia, esta idea supone resolver primero el problema de cómo colocar el sensor de temperatura junto al punto de medición en el interior del organismo. Intervenir para colocar un sensor no parece una opción muy atractiva, pero los orificios corporales son apropiados para ello. En el intestino es posible colocar con facilidad un sensor de temperatura y moverlo hasta la ubicación deseada, al menos en el colon. En el caso de los tumores de ovarios en las mujeres, la temperatura también se puede medir con relativa facilidad en las proximidades de un tumor sólido. Incluso en tumores situados en la zona del cuello y el esófago se puede insertar un sensor fijado a un cable delgado de fibra óptica. En cambio, tratándose de tumores en la zona del páncreas, el hígado o el cerebro, no existen soluciones sencillas.

Es interesante evaluar métodos de medición de temperatura no invasivos, es decir, formas de medir la temperatura interior desde el exterior. En principio existen diversos procedimientos técnicos de este tipo, de los cuales solo uno ha arrojado resultados aceptables hasta la fecha: el uso de la resonancia magnética. Ahora bien, esto implicaría modificar a su vez el equipo de resonancia magnética para medir la temperatura durante una sesión regional, de modo que este solo podría utilizarse con esta finalidad: un termómetro costosísimo utilizado en muy pocas clínicas universitarias.

Otra variante totalmente insuficiente consiste sencillamente en calcular la evolución teórica de la temperatura a partir de un modelo basado en parámetros técnicos. Dichos modelos son más que cuestionables por el mero hecho de que no tienen en cuenta el efecto enfriador del riego sanguíneo y simplifican la heterogeneidad del tejido. Cuando en determinados equipos se ve en pantalla cómo la temperatura sube de forma regular y milagrosa por encima de los 40 grados centígrados, no hay duda de que se trata de un engaño.

En definitiva, no es nada fácil alcanzar un incremento de temperatura regional suficiente en una localización profunda del cuerpo. Para ello a menudo se necesitan protocolos exigentes, y estos tienen que ser validados por mediciones reales cuando se crean.

Más adelante mostraremos algunas mediciones en en blog...

Martin Rösch

La experiencia de Martin Rösch está asociada a Celsius42 desde su fundación. Sin embargo, como autónomo se dedicó durante muchos años de forma independiente a estudiar asuntos de aplicación clínica. Junto con los clientes, y en especial con el Dr. Hüseyin Sahinbas, llevó a cabo ensayos preclínicos de temperatura y participó en el diseño de perfiles de rendimiento. Aportó información y asesoramiento en el diseño de estudios y acumula muchos años de experiencia en visitas a clientes y entrevistas con nuestros usuarios y otros usuarios de la hipertermia. Martin Rösch ha sido ponente invitado en congresos de oncología sobre hipertermia en más de una docena de países y ha publicado artículos en torno a este tema en revistas científicas arbitradas.

Enviar correo

Contacto

Celsius42 GmbH
Hermann-Hollerith-Str. 11
52249 Eschweiler
Deutschland

+49 (0) 24 03 – 7829 230
Enviar correo

Celsius42 Korea LTD
Gunpo IT-Valley, S-B102, 17, Gosan-ro 148 Beon-gil,
Gunpo-city, Gyunggi-do,
South Korea

+82-70-5208 7622
Enviar correo